“Un fantasma con asma” pálido y escuálido

 

 

Esta semana nos han invadido y allá donde miréis, en las calles de vuestro pueblo o ciudad, no hay esquina, rincón ni escaparate que no tenga una calabaza, una tela de araña o un fantasma. Pues en este rinconcito no iba a ser menos y aprovechando el momento y para que este espíritu solitario y  falto de cariño se sienta como en familia quiero acogerlo esta semana y hablaros de él.

 

Para su desgracia padece un asma que lo ha dejado pálido y escuálido y claro, con esta pinta ha dejado de asustar. Godofredo, su matasanos,  va a visitarlo a su lejana y fría mansión un día de Nochebuena y después de mirarlo, revisarlo de abajo a arriba y de arriba a abajo da con el diagnóstico. Ni asma, ni resfriado ni nada de nada. De lo que sufre es de soledad y eso no se cura ni con jarabe ni con pastillas.

 

 

colage fantasma

 

IMG_0141

 

 

El mejor tratamiento para estos casos son cosquillas y achuchones así que Godofredo en lugar de receta le da las señas de tres fantasmas que serán su curación. Es en este momento que el fantasma, con la única compañía de una maleta casi vacía y un gato, emprende un largo viaje en busca de sus nuevos compañeros. Cuando los encuentra lo colman de mimos y arrumacos y así cualquiera no se cura. Se convierten en la medicina más eficaz para nuestro amigo ya que  “El cariño a raudales alivia todos los males”.

 

 

 

IMG_0112

 

 

Estamos ante un magnífico cuento escrito en verso muy dinámico y fresco con unas rimas super divertidas que arrancaran risas a los peques desde la primera hasta la última página. Trata sin dramatismo y de manera amena y ocurrente como la soledad nos debilita y pone en alza el valor de la amistad y el contacto con los demás y con el entorno tan importante en nuestra vida y sobre todo en la infancia.

 

Su autora, Camen Gil, es una polifacética gaditana que tiene publicados más de noventa libros y a pesar de que lo que más le gusta es escribir, también se dedica al teatro, cuentacuentos y títeres. Si queréis saber más aquí os dejo su página para que buceéis en ella.  

 

Sarah Webster es la responsable de las ilustraciones que no sólo acompañan al texto si no que adquieren protagonismo en cada página representado los cuatro versos que hay en cada una de ellas. Son un complemento, aportando elementos que no aparecen en el texto. Con el carácter impresionista de los dibujos consigue el ambienten lúgubre y fantasmagórico perfecto para este libro.

 

Y después de Colorin Colorado…

 

La primera vez que leí este cuento no pude evitar acordarme de los versos de Gloria Fuertes. Forma parte de la memoria de mi generación y son de estas cosas que le enseño a HachE y cuando veo lo que le gusta y el interés que pone, entiendo que son eternas y que por muchos años que pasen perdurarán en el tiempo.

 

Así que con permiso de Carmen Gil invito al castillo al fantasma Pepillo para que se una a la fiesta de carantoñas y arrumacos.

El Fantasma Pepillo

( no tenía nombre de fantasma pero lo era)

El fantasma Pepillo
no tenía sábana,
no tenía castillo.
Vivía en una casa vieja,
tan vieja,
que no tenía una teja.

Pepillo el fantasma
no tenía sábana,
se embadurnaba de harina
y dormía en la cocina.
Cuando llovía
se mojaba,
cuando había tormenta
se alegraba.
Como no tenía sábana,
cuando se iba a aparecer
tocaba una campana.

Cansado de no asustar
el fantasma Pepillo
se compró un traje de pana,
se puso flequillo,
y se fue al parque
a jugar con los chiquillos.

(Gloria Fuertes)

 

 

 

 

Título: Un fantasma con asma

Autora: Carmen Gil

Ilustradora: Sarah Webster

Editorial: Kalandraka

Nº de páginas: 40

Clasificación: Leerlos en brazos (4-7)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SIn comentarios

Anímate y coméntame lo que te ha parecido. Estaré encantada de escucharte

Ir arriba